(El Economista, 10-07-2024) | Laboral

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, criticó la decisión del Ministerio de Trabajo de reducir la jornada máxima laboral "en dos horas y media cada semana". Según sus cálculos, esto equivale "a regalar casi por decreto 12 días de vacaciones pagadas al año". Durante la clausura de la Asamblea General de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, realizada en el auditorio de la Mutua Madrileña, Garamendi expresó que está dispuesto a dialogar, pero que es una negociación "diferente" porque se parte de un "ultimátum".

"Me están diciendo que negocie, pero que acepte lo que proponen. Nosotros estamos acostumbrados a sentarnos, hablar y llegar a acuerdos. Pero en el caso de la reducción de jornada, es un punto final. Vamos a seguir planteando temas y ver hasta dónde llegamos", indicó el presidente de la patronal. Respecto a los avances del diálogo sobre la medida que busca reducir las horas de trabajo a 38,5 este año y a 37,5 en 2025, sostuvo que "no puede adelantar detalles de su conversación con el Gobierno mientras se está negociando". Sin embargo, mantuvo una postura ambigua al comentar que tienen la capacidad de "decir que no", a pesar de que el Gobierno impone un "sí o sí".

Garamendi también se refirió a la ruptura del statu quo del diálogo social. Asociaciones como Conpymes han realizado movimientos en los últimos meses para intentar ocupar un espacio en el debate sobre la jornada laboral, a lo que Garamendi evitó referirse directamente: "No vamos a entrar en la política de amiguetes", explicó, en referencia a la entrada de asociaciones territoriales como la balear Pimeb o la catalana Pimec -integradas a nivel nacional dentro de Conpymes- en el Consejo Económico y Social (CES), el Consejo Estatal de la Pyme o el Observatorio Estatal contra la Morosidad.

Por ello, el líder de la confederación, que ha cumplido 47 años, afirmó que no tiene que "pedir un sitio en el diálogo social, porque lo hemos construido nosotros junto a los sindicatos CCOO y UGT". Con esto, Garamendi señaló que entiende que "para algunos sea más cómodo no tenernos en la mesa", no obstante, la patronal "no quiere ser cómplice de futuros fracasos".

Para el empresario, "cambiar las reglas del juego a mitad del partido y modificar las reglas de la negociación colectiva que habíamos aprobado juntos es gobernar contra las empresas, los ciudadanos y los propios intereses de sus votantes". En la asamblea anual, que se realizó con la ausencia justificada del presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, que se encuentra de viaje fuera de España, se mencionó que las empresas han seguido contratando a pesar del incremento de los costes. Y si esta situación se invierte, "el Ministerio de Trabajo tendrá que dar cuenta de un deterioro del empleo y explicar por qué las empresas ya no contratan como antes", sentenció.

Además, el presidente de la patronal volvió a sugerir pagar todo el salario bruto a los trabajadores y que estos luego lo reclamen a la Seguridad Social, como hacen los autónomos, para que la gente conozca el coste real que enfrentan los empresarios. Esta sugerencia, hecha hace unos meses, provocó un total rechazo por parte de la ministra de Trabajo. En el balance presentado por la patronal, se destacó que el sector empresarial es la institución en la que más confían los ciudadanos, con un 56% de aprobación según Edelman, lo que representa un aumento de siete puntos respecto al último año. Esta cifra supera la aprobación del Gobierno.

ARE YOU LOOKING

FOR PERSONAL OR BUSINESS ADVICE?

Make your inquiry online or come visit us