Área Clientes:
Entrar
Preguntas frecuentes
¿Tienes preguntas? Nosotros tenemos respuestas!
En esta sección podrá resolver muchas de sus cuestiones sobre temas fiscales, laborales, jurídicos y más.Para obtener más información sobre estas puede ponerse encontactocon nosotros

La reforma laboral de febrero de 2012 ha eliminado los salarios de tramite únicamente para el supuesto de que el despido improcedente en el que el empresario opte por la extinción del contrato, pero no han desaparecido para el supuesto de que el empresario optara por la readmisión o en el supuesto de que el despido sea declarado nulo.

Actualmente la normativa legal prohíbe que el empresario reconozca el despido como improcedente y tampoco es posible la consignación en los juzgados de la indemnización en caso de ser rechazada por el trabajador. Ahora, más que nunca, el despido debe tener una causa y plantearse como procedente y en su caso siempre se podrá pactar en conciliación administrativa o judicial.

Los Expedientes de Regulación de Empleo, por su flexibilidad y alternativas, se han convertido en una herramienta útil para superar contextos negativos y adaptar la estructura productiva de la empresa a las necesidades del negocio o del mercado (suspendiendo contratos o reduciendo jornadas). En estos supuestos los trabajadores pueden compatibilizar la percepción del desempleo con la prestación del trabajo. Actualmente, la novedad más importante es que, igual que en los ERE de despidos, en los suspensivos tampoco se necesita autorización administrativa de la Generalitat, por lo que se trata de procesos mucho más agiles.

Para el inicio de la gestión de cobro son necesarios todos los documentos vinculados con la deuda: facturas, albaranes, presupuestos, notas de entregas, contratos, reconocimientos de deudas, escrituras, pólizas, cartas, correos electrónicos, faxes, resoluciones judiciales o arbitrales, telegramas,… Por regla general es aconsejable que los documentos sean originales, con sellos,  marcas y firmados física o digitalmente siempre que fuese posible. Del mismo modo, y aunque no sean documentos, son relevantes los testigos (trabajadores, mensajeros, etc.) en cuanto pueden dar testimonio sobre el servicio/bien cuyo crédito se reclama.

Se debe tener presente que el arrendatario tiene el uso y disfrute del inmueble en tanto cumpla con sus obligaciones, siendo la de pagar en tiempo y forma una de las principales. De modo que el solo hecho de retrasarse, no pagar todo o parte la renta o hacerlo de modo diferente del pactado ya supone un incumplimiento por su parte. Del mismo modo pesa sobre el arrendatario la obligación de devolver el inmueble al finalizar el plazo del contrato en similares condiciones en las que lo recibió. Ambas situaciones autorizan al propietario a reclamar la devolución del inmueble y al cobro de las cantidades adeudadas en concepto de renta -con o sin gastos y servicios- y/o de daños.

Actualmente la indemnización por despido disciplinario improcedente se calculará a razón de 33 días por año trabajado y con un máximo de 24 mensualidades, en lugar de los anteriores 45 días con un máximo de 42 mensualidades. Sin embargo, para los trabajadores que lleven prestando servicios en la empresa desde hace tiempo la indemnización se calculará aun a razón de dichos 45 días hasta el día de la reforma laboral de 12 de febrero de 2012.

Para la deducción del Impuesto sobre el Valor Añadido, deberá estarse en posesión del documento justificativo (factura original) de dicho derecho. Los requisitos mínimos que dicha factura debe cumplir son los siguientes: a) Número y, en su caso, serie. La numeración de las facturas dentro de cada serie será correlativa. b) La fecha de su expedición. c) Nombre y apellidos, razón o denominación social completa, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones. d) Número de identificación fiscal atribuido por la Administración española o, en su caso, por la de otro Estado miembro de la Comunidad Europea, con el que ha realizado la operación el obligado a expedir la factura. e) Domicilio, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones. f) Descripción de las operaciones, g) El tipo impositivo o tipos impositivos, en su caso, aplicados a las operaciones. h) La cuota tributaria que, en su caso, se repercuta, que deberá consignarse por separado. i) La fecha en que se hayan efectuado las operaciones que se documentan

Desde diciembre de 2013 los únicos conceptos que no cotizan son: a) Gastos de locomoción del trabajador que se desplace fuera de su centro habitual de trabajo a trabajar, cuando utilice medios de transporte público, siempre que el importe de dichos gastos se justifique mediante factura o documento equivalente. b) Gastos de locomoción del trabajador que se desplace fuera de su centro habitual de trabajo a trabajar, así como para gastos normales de manutención y estancia generados en municipio distinto del lugar del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia, con los mismos topes que hasta ahora. c) Las indemnizaciones por fallecimiento, traslados, suspensiones y despidos (dentro del tope legal). d) Las prestaciones de la Seguridad Social, las mejoras de las prestaciones por incapacidad temporal y las asignaciones destinadas a gastos de estudios exigidos por el desarrollo de sus actividades. e) Las horas extraordinarias, salvo para la cotización por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social. A diferencia del régimen legal anterior ahora cotiza todo lo que se abona al empleado, en metalico o en especie, y en concreto si cotizan las coberturas de asistencia sanitaria, los Ticket Restaurant, los tickets para guardería, etc.

Se ha creado esta figura para proteger a aquellos trabajadores autónomos que tengan un único empresario, con dependencia económica de éste (al menos en cuanto al 75% de sus ingresos), sin trabajadores a su cargo, ... otorgándoles algunos derechos de interesante consideración como son derecho a una indemnización por despido, vacaciones, desempleo, ...

Se trata de cualquier remuneración consistente en la prestación por parte de la empresa al trabajador de determinados servicios o beneficios, que no forman parte del salario base sin poder exceder del 30% de las percepciones salariales (uso de vivienda de la empresa, complemento de manutención, comida que da el empresario, complemento de casa-habitación, pago o suministros de luz, agua, electricidad, gas, transporte gratuito, etc., pago de primas de seguro en beneficio del trabajador, uso de automóvil de la empresa, uso del garaje, ...).

En efecto, despedir a una persona en situación de baja médica es perfectamente posible aunque hay que tomar ciertas precauciones, en cuanto a la carta de despido y en cuanto a la forma de notificación del despido, por lo que tendrá que ser estudiado caso a caso por su asesor.

En la actualidad tanto las mujeres embarazadas como las mujeres que se encuentren disfrutando de algún derecho relacionado con la maternidad (reducción de jornada, lactancia, ...) o cualquier mujer durante los 9 meses siguientes a que se reincorporan de al maternidad están especialmente protegidas por lo que despedirlas es especialmente delicado, aunque no imposible si existe una causa real que lo motive que se pueda acreditar, por lo que tendrá que ser estudiado caso a caso por nuestros especialistas.

Actualmente después de la reforma laboral de febrero de 2012 cualquier contrato indefinido que se formalice podrá tener un periodo de prueba de un año si la empresa tiene menos de 50 trabajadores y se cumplen determinados requisitos pero los tribunales aun debaten sobre la constitucionalidad de la norma por lo que hay que ir con cuidado. De todas formas algunas sentencias lo han declarado ilegal, sin que de momento se haya sentado jurisprudencia. El Tribunal de Justicia Europeo de momento ha declarado que no puede pronunciarse al respecto y estamos a la espera de lo que diga el Tribunal Constitucional.

La reforma laboral de febrero de 2012 ha facilitado mucho la posibilidad de que cada empresa cree su propio convenio fijando condiciones laborales distintas a las fijadas por el convenio del sector siempre que exista en la empresa representante de los trabajadores y se avenga a ello. Asimismo las empresas pueden descolgarse del convenio colectivo (o dejar de aplicarlo hasta que salga el nuevo convenio) acreditando situaciones de crisis coyunturales, y para ello no es necesario que exista en la empresa representante de los trabajadores pues se puede crear una comisión negociadora entre los trabajadores que tenga la empresa para dicho trámite únicamente.

Si, es perfectamente posible y de hecho es una medida prevista por la Ley para evitar los costes financieros que supone el no disponer del dinero ingresado a Hacienda en la declaración pertinente. Ello porque la obligación de liquidación e ingreso existe independientemente de que la deuda se haya cobrado. Para ello hay que cumplir con ciertos requisitos (reclamar el pago de la factura y realizar tramites fiscales en plazos muy breves) que todo empresario debe conocer para no perder esta oportunidad.

Debe solicitarse una vez que se ha solicitado el paro y antes de darse de alta como autónomo. Hay que rellenar un impreso de solicitud de la prestación donde se expondrá de forma resumida una memoria del proyecto (plazo de inicio, actividad a desarrollar, plan de producción, inversiones, infraestructuras, características del producto o servicio, etc…) Se puede cobrar lo que corresponda del paro en un pago único para cubrir las cuotas mensuales de cotización como autónomo y/o obtener el 40% de la prestación por desempleo que corresponde para inversiones necesarias para el desarrollo de la actividad empresarial. Una vez que se inicie la actividad empresarial, se debe justificar con facturas que se ha invertido en el negocio esa cantidad. El único requisito que piden es que una vez recibido todo el dinero se tiene que iniciar la actividad laboral en un mes aproximadamente.