Área Clientes:
Entrar
Noticias
(El País, 25-01-2012) - Sector - novedad

Primera cita en el Congreso, la que fue su casa, y primera gran polémica con la oposición por un evidente desprecio a la cortesía parlamentaria. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció ayer una profunda reforma de la justicia, de la forma de elección del Tribunal Constitucional y del Poder Judicial. Pero lo hizo en el último minuto de su comparecencia, en la réplica, ya sin que los demás grupos pudieran dar su opinión.

Esto es, una comparecencia de casi cuatro horas versó sobre todo tipo de asuntos, y el más relevante y novedoso ocupó los pocos segundos que ella le dedicó a última hora, sin que los demás diputados pudieran opinar. Algo, si no inaudito, sí rarísimo en el Congreso. Ramón Jáuregui, del PSOE, que había felicitado y deseado lo mejor a Santamaría, se quejó amargamente por no poder replicar: "Quiero que conste mi queja por no poder debatir una propuesta que se ha anunciado sorpresivamente en el último minuto y que ha estado toda la tarde en un medio digital", señaló en referencia a elmundo.es, que adelantó la noticia. El secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, anunció en Twitter que este comportamiento rompe el Pacto por la Justicia.

La reforma, que el PP había apuntado en la oposición, es de tal calado que incluye cambios de la Constitución, con lo que necesitaría el apoyo del PSOE. Santamaría plantea que el Poder Judicial vuelva a ser elegido como antes de la reforma de 1985. Esto es, que los miembros del Poder Judicial que corresponden a jueces y magistrados (12 de 20) sean elegidos directamente por ellos. Ahora las asociaciones proponen 36, pero es el Parlamento quien decide qué 12 entran. Esta reforma beneficiaría a los conservadores, que dominan muy ampliamente el mundo judicial.

La otra gran reforma que planteó Santamaría también ha sido propuesta en ocasiones por el PP. Se trata de que los jueces del Tribunal Constitucional no estén allí nueve años, como hasta ahora, sino que continúen en su puesto "hasta la edad de jubilación, se fije esta donde se fije". Tampoco este asunto pudo ser debatido, y eso que Santamaría había arrancado su intervención a primera hora de la tarde con la idea de revitalizar el Parlamento. Eso sí, la vicepresidenta anunció que se renovará inmediatamente el Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas o el Consejo de RTVE.

Santamaría prometió que traerá en breve la ley de transparencia y aseguró que estará inspirada por el proceso de open government que promovieron el presidente de EE UU, Barack Obama, y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en 2010.

También anunció recortes, aunque los principales quedan para más adelante, y austeridad: mínima utilización de aviones oficiales y mínimas delegaciones en los viajes. Y volvió la polémica con la oposición por el asunto de RTVE. Santamaría prometió una revisión del modelo. Jáuregui defendió que ahora es independiente y la bancada popular se enfadó. Y con la memoria histórica. "Lecciones de democracia ni una", remató Santamaría en una respuesta a Alfred Bosch, de ERC.